Home / Ocio y Vida Nocturna / El couchsurfing gana adeptos en Barcelona

El couchsurfing gana adeptos en Barcelona

La comunidad virtual de intercambio gratuito de alojamiento en el mundo cuenta con más de 30.000 usuarios en la capital catalana

Enrique Redondo y dos amigos más estaban de vacaciones hace años en Grecia y decidieron pasar el fin de semana en Bulgaria. Allí uno de los amigos perdió el pasaporte. “Teníamos el dinero justo para estar un par de días y nos quedamos tirados sin poder cruzar la frontera”, recuerda Redondo. Entonces uno de los amigos comentó que había una comunidad virtual en la que personas de todo el mundo ofrecían alojamiento gratuito a través de un sofá o una habitación. “Contactamos con un chico y nos acogió. Me gustó la idea de que una persona que no te conozca de nada te ayude”, añade Enrique, que de esta manera conoció el couchsurfing (couch en inglés es sofá) y desde entonces ha viajado así por Grecia, Turquía y Serbia, entre otros países.

Hoy en día hay más de 4.800.000 personas están dispuestas a ofrecer alojamiento gratuito en alguna parte del planeta, según las estadísticas de la página web www.couchsurfing.org, una de las más populares que conecta anfitriones con huéspedes de todo el mundo. Los usuarios se pueden dar de alta de forma gratuita y tienen que crear un perfil donde ofrecen desde su sofá hasta una habitación para los viajeros. Hay otras páginas web que también ofrecen alojamiento gratuito, una de las últimas iniciativas que se ha puesto en marcha es www.swaapping.com, una red social que permite intercambiar casas entre amigos a partir de los contactos de Facebook, Twitter o Gmail.

Ángela Torres, de 36 años y que vive en el barrio de Gràcia de Barcelona, es una experimentada couchsurfer. Ya ha viajado de esta forma por Holanda, Suecia, Noruega o Dinamarca. “Es un intercambio cultural, así puedes convivir con la gente del país y saber cómo vive. Es una oportunidad que no tienes si viajas con una agencia o te alojas en un hotel”, afirma Ángela.

“Con el couchsurfing se construye una comunidad global. Si tú preguntas a la mayoría de couchsurfers te dirá que no sólo es sobre sofás. El alojamiento gratuito ayuda a romper algunas de las barreras para explorar en estos tiempos de crisis económica pero resulta que la gente se preocupa más por conocer personas interesantes en el mundo y compartir experiencias increíbles con ellas”, comenta Heather O’Brien, responsable de comunicación de www.couchsurfing.org.


Siga la noticia al completo en lavanguardia.com

Compartir en:

Check Also

Animaciones Jocus, la solución perfecta para tus niños/as

Animacions Jocus es una empresa formada por gente joven, dedicada a atender las necesidades de ...